Se trata de Gustavo Martínez, a quien se le cuestiona su comportamiento con una antigua empleada. Según la denuncia, el emplado de la agencia habría violado los derechos civiles de la demandante.
Un argentino fue acusado de tener una conducta racista y sexista con una antigua empleada de J. Walter Thompson. El imputado es Gustavo Martínez, CEO de la agencia, quien presuntamente habría violado los derechos civiles de la demandante al generar discriminación de género en su contra.
Erin Johnson, ex directora de comunicaciones de la compañía y quien hizo la denuncia, alega que "Martínez estuvo involucrado en una corriente interminable de comentarios racistas y sexistas, así como contacto físico no deseado y otras conductas ilícitas", informó el Wall Street Journal.
La demanda, presentada en una Corte federal en Nueva York, nombra como acusados a Martínez, a JWT y a la empresa matriz, WPP. Johnson está pidiendo daños punitivos y compensatorios no especificados, mientras que Martínez se defendió: "Soy consciente de los alegatos hechos en mi contra ante la Corte Federal de Nueva York. Quiero asegurar a nuestros clientes y a mis colegas que no hay nada cierto en estas afirmaciones extravagantes y estoy seguro de que esto va a ser probado en los tribunales".
"JWT es una de las más grandes y antiguas agencias de publicidad en el mundo. Entre sus clientes se destacan Macy's, Ford, Kimberly-Clark y HSBC. Oriundo de la Argentina, Martínez trabajó previamente en Interpublic's McCann Worldgroup, WPP's Ogilvy & Mather y Publicis's Saatchi & Saatchi", declaró el citado diario.
Además, se precisó que "la demanda informa sobre un ambiente de trabajo hostil, incluyendo reclamos de Johnson de que Martínez la agarró del cuello o por la nuca en varias ocasiones. También manifiesta que el CEO 'públicamente hizo preguntas acerca de qué miembro femenino del staff debería violar'".
Y agrega que "Martínez se refirió al personal de los aeropuertos como 'monos negros' y 'simios' porque 'no saben cómo usar computadoras'. Les dijo a sus asociados que en el futuro buscaría ayuda de agentes con pelo rubio y ojos azules".
El diario informó también que "durante un encuentro con un periodista en febrero, Martínez señaló que 'no le gusta vivir en el condado de Westchester porque hay muchos judíos'. Johnson dice que estuvo presente en la reunión, pero no nombró al reportero que estuvo presente".