El volante de Racing revolucionó un restaurante al llegar: entregó autógrafos y se prestó a las fotos que le pedían, pero a los pocos minutos se retiró. Mirá lo que hizo en su vuelta al comercio.
Según relató un usuario en Twitter, el volante de Racing Rodrigo de Paul llegó a un restaurante, donde recibió el reconocimiento de los presentes, pero, luego de un rato, se retiró. A los pocos minutos volvió y, sin que nadie se lo pidiera, le regaló la camiseta que había usado en el triunfo contra Lanús y se la firmó.

"Demostró la clase de pibe que es y le alegró la vida a un chico de 14 años con Síndrome de Down", relató un testigo del lindo momento.
de paul gesto.mp4