La Rosa sumó su cuarta victoria en el estadio de Twickenham por 25-21 y está muy cerca de levantar el trofeo tras el 2011. Sólo una derrota contundente en el último encuentro lo dejaría sin el certamen.
La selección de Inglaterra sumó este sábado su cuarta victoria en otros tantos partidos en el torneo de las Seis Naciones de rugby al imponerse en el estadio londinense de Twickenham a Gales por 25-21.

El XV de la Rosa, que en las primeras tres jornadas de competición ya había derrotado a Escocia (9-15), Italia (9-40) e Irlanda (21-10), disputó ante su afición uno de los partidos más emocionantes en la edición de este año del torneo.

Con esta victoria, los pupilos del australiano Eddie Jones se han colocado a tan sólo un triunfo de conseguir su primer Grand Slam (ganar a todos los equipos en el Seis naciones) en los últimos 13 años.

En una primera mitad de encuentro magnífica, los locales llegaron al descanso con una amplia ventaja de 16 puntos gracias a un ensayo de Anthony Watson y a tres golpes de castigo transformados por Owen Farrell.

Al cuarto de hora de la reanudación, un ensayo de Dan Biggar hizo reaccionar a los Dragones, pero dos nuevos penaltis de Farrell volvieron a ampliar la ventaja de los ingleses.

Sin embargo, dos ensayos más en apenas tres minutos -del 75 al 77, obra de George North y Talupe Faletau- acercaron en el marcador a los de Warren Gatland, que estuvieron cerca de dar la sorpresa nuevamente con North.

Los locales consiguieron defenderse bien y Eddie Jones sumó su cuarta victoria al mando del combinado inglés, que está más cerca que nunca de coronarse nuevo campeón del Seis Naciones.

Así, el XV de la Rosa se desplazará el próximo sábado a París (Estadio de Francia) para intentar levantar su primer Seis Naciones desde 2011 -sólo una derrota contundente lo dejaría sin el título- y lograr el ansiado Grand Slam.