Federico Mana
Federico Mana
El caso del hombre belga que construyó un ingenioso garaje para sortear la prohibición del ayuntamiento nos abre la posibilidad para reflexionar en torno a un concepto por demás ponderado en estos días: la creatividad, ¿se puede fomentar? ¿Debemos desarrollarla? ¿Por qué hay que ser creativos?


Sin lugar a dudas el ser humano se ha podido desarrollar a través de toda su historia gracias a la capacidad de sortear diversos obstáculos que se le han presentado. ¿Cómo lo ha hecho? A través de una característica particular que llamamos "creatividad", término que refiere a la capacidad de transformar el entorno a partir de la modificación de la disposición de elementos pre-existentes.

Podemos decir entonces que la creatividad es la aptitud para la producción de una novedad, aunque esta breve definición ya es cuestionable si sostenemos que la creación emerge de cosas que ya existían. Por ejemplo, antes de existir la rueda, presumiblemente se utilizaban troncos acostados para movilizar objetos gracias a su rodamiento; quien haya "inventado" este elemento pudo haber utilizado este concepto para luego aplicarlo a un objeto independiente. Por ende ¿ser creativos es generar algo nuevo o simplemente observar y reutilizar un objeto?

garage belgica eric vekeman

Si vamos a la cuestión etimológica del concepto, "crear" y "crecer" tienen la misma raíz; es decir quien crea algo lo que hace es tomar algo potencial, embrionario para transformarlo en un ente acabado y completo; lo hace "crecer".

Ahora bien, ¿cualquiera puede ser creativo? ¿Es una condición inherente a nuestra humanidad? ¿Es innato o debe ejercitarse? ¿Cómo se produce la creatividad? Pese a que es una característica muy valorada, definir cómo es que alguien es más creativo que otro o intentar delimitar su origen son cuestiones bastante oscuras, no obstante lo cual podemos marcar algunas de las características que configuran a este "don" humano:

Por un lado está la dimensión "irracional"; si bien crear es parte de una decisión y contiene varios elementos racionales como la observación, la deducción y el conocimiento previo, la "inspiración" pertenece más a un ámbito irracional. ¿Acaso no experimentamos a menudo la emergencia espontánea de ideas novedosas? ¿De dónde provienen? ¿No son producto de la intuición?

¿Cualquiera puede ser creativo? ¿Es una condición inherente a nuestra humanidad? ¿Es innato o debe ejercitarse? ¿Cómo se produce la creatividad?

Por otro lado encontramos a la memoria como factor para ser creativo; la reminiscencia o el recuerdo están presentes en cada acto de producción de la novedad, de aquí se desprende que sostengamos que se vuelve muy difícil crear "desde la nada" porque siempre estamos remitiendo a otras cosas, a otros elementos. Platón llegaba al punto de decir que todo conocimiento es reminiscencia de nuestra alma que pasó por el mundo de las ideas antes de llegar a este.

Una tercera característica presente en la creatividad es la transgresión; crear es romper con el orden instituido, ir más allá de lo que está presente. Pensemos por caso en las creaciones culinarias: cuando no han sido producto de accidentes fue porque surgieron a través de la utilización de un ingrediente de manera diferente a como se venía utilizando.

La reminiscencia o el recuerdo están presentes en cada acto de producción de la novedad

Pero más allá de poder señalar algunos rasgos, aún nos queda pensar si esta capacidad puede o no ser fomentada. Se da la situación de que cuando uno va creciendo va perdiendo cierta "elasticidad"; por lo general un niño puede darle más usos a un simple "clip" que un adulto, porque su imaginación le permite pensar más posibilidades, sin embargo, una vez inmersos en el sistema educativo esta imaginación va mermando: ¿esto se da por características inherentes al desarrollo o porque la educación tiende a soslayar la potencialidad creativa? Si fuese así, ¿cómo desarrollar una enseñanza acorde al fomento de la capacidad creadora?

No conformes con esto, también podemos pensar otra serie de conflictos al respecto de la "creatividad" que tal vez no tenga tanto que ver con su definición, si no más bien con su uso. Claramente en la actualidad esta capacidad goza de gran prestigio y está muy bien ponderada, pero puede ser que, en realidad, sólo se la valore en un ámbito determinado como lo es el empresarial.

En infinidad de ocasiones se habla sobre la necesidad de ser empleados creativos, con aptitud para la adaptación a nuevos desafíos, al mismo tiempo que se generan infinidad de cursos, libros y conferencias. ¿Responderá esto a un cambio de paradigma laboral? ¿O más bien tendrá que ver con la búsqueda de empleados multifacéticos que realicen más actividades por menor costo? Quizás la flexibilidad mental tenga mucho que ver con la laboral y este auge que posee el concepto responda más bien a intereses económicos que a intereses humanos. En caso de que fuese así, ¿significa que hay que desterrar la "creatividad"? ¿Cómo pensar entonces este concepto?