"Necesito hablar con voz personalmente xq quiero ver si te animas hacer un trabajo". Para la justicia, ese mensaje de texto de Diego Lorenzetti al jockey Ediverto de Oliveira Pereira es el primer paso que dio el intendente de La Calera, en San Luis, en la planificación del homicidio de su mujer, Romina Aguilar.
Para la jueza Virginia Palacios, que ayer dictó la prisión preventiva para el intendente, los mensajes de texto entre Lorenzetti y el jockey son una prueba fundamental en esta historia. Ese primer mensaje fue escrito el 25 de diciembre del año pasado, y el crimen ocurrió poco más de un mes después, el 30 de enero.

Según consta en el expediente, en los siguientes mensajes la misión empieza a tomar forma. "Vos no t animas? Y t armas un buen sueldo mensua", dice el 27 de diciembre, dos días después del primer mensaje. Oliveira Pereyra responde: "Pero yo quiero una buena entrega para tener donde para salir de este momento de mierda que estoy pasando", aclara "no tengo nada ni para la comida". La contestación de Lorenzetti es "yo te tiro unos mangos y después te doy la daster para q la vendas o t la quedes. La daster vale $250000. Después q haga eso te la puedo dar a voz para q la vendas o dejártela o tengo una fiorino 2008 como para q la hagas laburar".

Además de los mensajes de texto, la jueza habla de "maniobras preparatorias en la dirección y planificación" del crimen por parte de Lorenzetti, que ocurrió en la puerta de la casa que compartían.

Habla también del "perfil del encausado que dista mucho del que quería hacer notar puertas afuera de su relación". Indica que existe "el constante reclamo" de Romina, "la presunta existencia episodios de violencia y el presunto conocimiento por la victima de hechos cuya exposición pública perjudicarían seriamente" a Lorenzetti.