La novia de uno de los cuatro rugbiers detenidos en Brasil se quejó de las condiciones de detención que tienen en el presidio de Bangú y señaló que no los "están tratando muy bien".
20109_rugbiers.avi
"Ellos se fueron de gira a jugar partidos a Brasil y, esa noche, la mitad fue a un boliche y la otra mitad a un bar donde tres brasileros les empezaron a gritar cosas porque son argentinos. Ellos reaccionaron y se defendieron. Eran tres brasileros que estaban de civil. Tres de los chicos se fueron a buscar un taxi y cuando volvieron al bar había un patrullero y los estaban empujando", afirmó Emilia Ascar, abogada y novia de Adrián Augusto Donato.

En este sentido, resaltó que los brasileros no se identificaron como policías. "Según la denuncia, uno se cayó y tuvo fractura de maxilar y ya está dado de alta. Y el otro sufrió un corte en la frente de un centímetro como también los chicos que fueron golpeados y pateados pero no los atendieron".

"Hablé con los tres que salieron y lo que me pudieron decir es eso. Fue una riña y ellos responden a la agresión: fueron a pegarles y ellos respondieron", agregó.

En tanto, Ascar denunció otras irregularidades además de la falta de atención médica. "La detención fue a las 4 y media de la mañana en un cárcel que no corresponde a extranjeros. Hay un cárcel para extranjeros y no fueron llevados ahí. Estuvieron desde las 4 hasta las 11 incomunicados hasta que pudieron hablar con el consul y el abogado llegó a las 20.30, 21 cuando fueron liberados tres pero no pueden volver al país".

"El tema es que nunca fue desacato. Los agredidos/agresores no se presentaron como tales. Esa carátula no sería correcta. No los trataron bien. Le pedimos a la Cancillería que resguarde los derechos humanos de los chicos. Vamos a ver si el lunes presentan escrito. No sé en qué estado están porque no los atendieron", concluyó.