Un enorme graffiti recuerda al pequeño Aylan Kurdi frente a la sede del Banco Central Europeo (BCE) en la ciudad alemana de Fráncfort.
El niño sirio de tres años, ahogado el pasado septiembre en las costas turcas mientras intentaba llegar a Grecia con su familia, fue pintado en un mural por los artistas Justus Becker y Oguz Sen en homenaje a esta joven víctima de la guerra siria y la crisis migratoria, según diario El Pais. Justo tres días antes, la Unión Europea había aprobado expulsar a Turquía a los migrantes ilegales, incluso los sirios, que lleguen a Europa.

Embed