Unas 500 familias de parajes rurales se encontraban este domingo afectadas por los desbordes de los ríos Dulce y Utis, en el sur de Santiago del Estero, muchas de las cuales estaban aisladas y debieron recibir asistencia por vía aérea y en embarcaciones.
Se trata de parajes rurales, cuyos habitantes viven mayoritariamente de la explotación del ganado caprino o vacuno, en campos ubicados en los departamentos santiagueños Quebrachos, Mitre, Salavina y Aguirre.

La situación tendía a complicarse este domingo debido a las importantes erogaciones de agua desde el Dique Frontal de Las Termas hacia el río Dulce, ya que las copiosas lluvias que cayeron en las últimas semanas en los afluentes que nacen en Tucumán prácticamente llenaron el Embalse Río Hondo.

Personal de Defensa Civil de la Provincia relevó las zonas afectadas y determinó que eran alrededor de medio millar las familias damnificadas, a las que se les entregaron alimentos no perecederos, colchones, frazadas, calzados, pañales, agua mineral, repelentes contra insectos y rollos de nailon.

Los cortes de caminos secundarios por el agua impide el paso de vehículos
, por lo que en gran cantidad de lugares sólo era posible acceder en sulky o tractor, mientras en otros únicamente mediante botes y en helicóptero.

Defensa Civil provincial trabajó conjuntamente con pilotos de la Dirección de Aviación Civil santiagueña para acercar medicamentos y mercaderías a los pobladores del paraje Domingo de Ramos, en el extremo sudeste de la provincia, donde estaban aisladas 30 familias, indicaron voceros estatales.