El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reprochó las posiciones "absolutistas" en el debate sobre la encriptación de los dispositivos móviles, espoleado por la disputa entre Apple y el FBI, e instó a la industria tecnológica a desarrollar ideas para aumentar la participación política.
Obama fue el encargado de inaugurar el festival de cine, música y tecnología South by Southwest (SXSW), uno de los escaparates más importantes de la industria cultural del país, en Austin, Texas.

En una sala llena de fanáticos de la tecnología, Obama no pudo esquivar la controversia generada por la orden de un juez federal que le exigió a Apple cumplir con la orden del FBI de que ayude a desbloquear el teléfono iPhone de uno de los autores del tiroteo de diciembre en la ciudad californiana de San Bernardino.

El mandatario dijo que no podía entrar a valorar a fondo el caso, en el que el FBI quiere que Apple diseñe un software que le permita acceder a los datos archivados en el teléfono, mientras que la empresa alega que eso debilitaría la seguridad de todos los móviles que fabrica.

"Hay razones muy reales por las que queremos asegurarnos de que el Gobierno no puede entrar en el teléfono de todo el mundo libremente y sin supervisión", apuntó Obama.

Pero argumentó que, igual que la gente acepta que haya controles y registros en los aeropuertos, tiene que entender que debe haber un "equilibrio" entre privacidad y seguridad en el mundo digital.

obama apple fbi
"Queremos que la encriptación sea muy fuerte, pero si fabricamos un dispositivo impenetrable donde no haya ningún tipo de puerta por la que acceder, ¿cómo detendremos a gente que se implicó en pornografía infantil (u otros delitos)? Tiene que haber alguna concesión para llegar de alguna forma a esa información", afirmó.

"Vamos a tener que tomar algunas decisiones sobre cómo equilibrar estos derechos. No podemos adoptar posiciones absolutistas en este tema", dijo.

El presidente afirmó, además, que cree que la preocupación de las tecnológicas sobre la posibilidad de que "cualquier llave" creada para un teléfono "pueda acabar siendo utilizada en cualquier dispositivo" es "técnicamente válida, pero puede que se esté sobredimensionando".

Por lo demás, Obama pidió la cooperación de la industria tecnológica para varios objetivos, como contrarrestar la propaganda de grupos extremistas contra el Estado Islámico (EI) o aumentar la participación en las elecciones del país.

"La razón por la que estoy aquí es para reclutarlos a todos ustedes", aseguró el mandatario.