Muchos trabajadores de Atucha recibieron telegramas de despido y se estima que para fin de mes sean 2.600 los echados. Preocupado, el Municipio defiende los puestos de trabajo.
La Población Económicamente Activa (PEA) del distrito es de 72.942, sobre una población total 114.269. Las centrales nucleares radicadas en el partido cuentan con alrededor de 4.100 empleados, pero en las últimas semanas le llegaron telegramas de preaviso de despidos a 600 empleados, entre los que se destacan técnicos, profesionales, obreros, operarios, administrativos y maestranza.

La estimación que realizan en la Comuna es que para el 31 de marzo se rescindirán los contratos de las empresas contratistas, quedando cesantes alrededor de 2.600 trabajadores de la ciudad, lo que equivale al 4% de la PEA local.

"El impacto económico social de concretarse esta ola de despidos es preocupante por el efecto negativo que traerá a la comunidad", afirman oficialmente.

En este marco, el intendente Osvaldo Cáffaro se manifestó en favor de defender los puestos de trabajo y busca que ningún trabajador quede afuera. La situación de incertidumbre y despidos genera preocupación en el gobierno municipal, no sólo por las pérdidas de empleo sino también porque los despidos podrían significar la paralización de obras necesarias y, en la mayoría de los casos, con un importante porcentaje de avance.

Atucha II.jpg
Puntualmente, Atucha II es una de las obras públicas más importantes de la historia del país y fue continuada luego de años de abandono. La firma Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NASA) es uno de los principales empleadores del partido de Zárate de manera directa e indirecta.

Por iniciativa de la Comuna y del anterior gobierno nacional los trabajadores que participaron en la construcción de la Central Nuclear Atucha II siguieron vinculados laboralmente a Nucleoeléctrica Argentina para la realización de diferentes trabajos en la comunidad, en distintas obras que el Municipio dispone.

central-nuclear-nestor-kirchner-ex-atucha-II.jpg

"No es momento de echar culpas ni de chicanas políticas, sino de consensuar, dialogar y tratar de convencer a las autoridades nacionales de que tantos despidos significarán un grave conflicto social no sólo en Zárate y en Lima, sino también en toda la región. Por eso, apelando al diálogo trataremos de llegar hasta las últimas instancias", dijo Cáffaro.

El Intendente se reunió con el ministro de Energía, Juan José Aranguren, a quien le transmitió su preocupación por la situación de los despidos en las empresas contratadas por NASA. El ministro le garantizó la continuidad del Plan Nuclear, pero a la semana estas empresas comenzaron a enviar los telegramas de pre aviso de despidos.

"Los tiempos de los trabajadores no son los tiempos de la política, y un trabajador no puede esperar tres meses para ver si comienza la obra de Atucha III", explicó el jefe comunal, por eso están elaborando diferentes alternativas para trasladar al gobierno nacional.