La coalición oficialista Cambiemos buscará este martes en una sesión especial darle media sanción al proyecto de "Ley de la normalización de la deuda pública y recuperación del crédito", que envió el Ejecutivo para cerrar el acuerdo con los holdouts y afirma que tiene el quórum necesario para tratarlo.


Para la reunión del martes, que está convocada para las 12 y que se especula extenderá hasta la madrugada, el oficialismo tuvo que negociar el acompañamiento de la bancada Justicialista, y de los interbloques Frente Amplio Progresista y Juntos por Argentina para garantizar el quórum que habilitará la sesión.

Una importante fuente del oficialismo anticipó a la agencia DyN que en la sesión, el debate pasará por el tope nominal de endeudamiento, las funciones de la comisión bicameral de seguimiento de la deuda y la obligación de incluir cláusulas de acción colectiva en los nuevos bonos de endeudamiento.

Por el lado del Frente Renovador, el diputado Sergio Massa confirmó finalmente que "vamos a votar la derogación de la Ley de Pago Soberano y la Ley Cerrojo" y, a su vez, que el oficialismo aceptó incluir una modificación "en el artículo 2" que hace referencia a la autorización del Congreso para negociar con los bonistas.

Con la calculadora en mano, los principales referentes del oficialismo estuvieron hasta último momento para juntar, primero, los 129 diputados que se necesitan para habilitar el debate y luego los votos que le garanticen la aprobación del proyecto enviado por el Gobierno que deroga las leyes cerrojo y de pago soberano, y habilita el procesamiento de endeudamiento para el pago a los denominados fondos buitre.

Tras conocerse que la Cámara de Apelaciones de Nueva York dejó en suspenso el levantamiento de las medidas cautelares dispuesto por el juez Thomas Griesa, que le impiden a la Argentina cumplir con los pagos a los bonistas que ingresaron en los canjes 2005 y 2010, los referentes del oficialismo convocaron a los jefes de bloque para hacer un testeó para determinar si reunía el quórum y estimar los votos.

El massismo no envió representantes a la reunión de presidentes de bancadas, pero su jefa en la Cámara baja, Graciela Camaño advirtió que el Frente Renovador no permitirá que el Poder Ejecutivo lo lleve "a los sopapos" a votar las leyes para acordar con los holdouts, y acusó al oficialismo de hacer una "perorata infantil".

En este contexto, el presidente del bloque de diputados por el Frente para la Victoria, Héctor Recalde, advirtió que "no debe haber sesión" y sostuvo que el país debe "mandar nuevos negociadores".

Los operadores del bloque oficial calculan que la propuesta contará con el apoyo de más de 140 diputados, y se especula que los votos negativos apenas podrán superar los 90.