A sus 39 años, Francesco Totti es sin dudas uno de los últimos grandes emblemas del fútbol moderno en actividad. Quizás por eso, poco le importa lo que puedan llegar a decir de él, y hace rato que, frente a los micrófonos, no tiene "pelos en la lengua".
El símbolo de la Roma brindó una entrevista junto a su esposa, Ilary Blasi, en el programa Le Lene, donde no se calló nada. Y entre confesiones de su intimidad y hasta de su vida sexual, el italiano tuvo tiempo también para referirse al entrenador argentino Carlos Bianchi, con el que no tuvo piedad.

"No soportaba a Carlos Bianchi", se sinceró Il Capitano respecto del Virrey, que lo dirigió en el conjunto de la capital de Italia durante la temporada 1996-97, cuando estaba haciendo sus primeras armas en el fútbol grande.

"Él quería que me cedieran a la Sampdoria y, si me hubiera ido, no habría vuelto a este club, que es mi casa y mi vida. Ese señor no me permitía vivir el sueño que yo quería", completó Totti, que lleva más de 700 partidos jugando en la Roma, única camiseta que vistió a nivel clubes durante su extensa trayectoria.