Un albañil entró a un departamento por el balcón con intenciones de robo mató al dueño de casa de cinco puñaladas y su pareja fue herida. El asesino vivía a apenas diez cuadras.
Juan Pablo Rigotti tenía 32 años, era traductor de inglés y corrector literario, y fue sorprendido por un hombre que entró por el balcón a su casa de Ensenada. El intruso tenía un cuchillo, estaba desencajado y según se pudo saber, pedía dinero a los gritos.

Como en la casa no había demasiada plata el atacante reaccionó de la peor manera: atacó al muchacho de cinco cuchilladas, una de ellas cerca del corazón. La víctima fue trasladada al hospital Cestino de Ensenada donde terminó falleciendo.

Al momento del ataque Rigotti estaba con su pareja, Berenice Martínez de 27 años, quien al escuchar los gritos entró al lugar y se encontró con la violenta escena. Juan Pablo era agarrado por el ladrón que comenzaba a atacarlo. Ella intentó una defensa pero terminó con cortes en las manos, mientras que el asesino decía: "lo maté, lo maté", mientras se reía y antes de escapar saltando nuevamente por el balcón desde el primer piso de la propiedad ubicada en Independencia y Libertad, de Ensenada.

Embed
Algunas horas más tarde la Policía detuvo a Walter Osvaldo Ferraras (50) un albañil desocupado, que vive a 10 cuadras de la pareja. El agresor estaba con su esposa, una hija de 20 años y, de acuerdo con la descripción que hicieron los agentes que intervinieron en el operativo, "tenía fuerte aliento a alcohol".

En el allanamiento solicitado por la fiscal Virginia Bravo encontraron ropas manchadas con sangre y otros elementos que lo involucran directamente con la muerte de Rigotti.