El concejal del Frente para la Victoria (FpV) de San Andrés de Giles, Facundo Ballesteros, denunció que el fin de semana le allanaron su casa en busca de un aerosol con el que supuestamente había hecho una pintada contra Emilio Monzó, titular de la Cámara de Diputados.
"La verdad es que nunca antes nos había pasado algo parecido. Es la primera vez que me pasa algo así. No sentí nunca que me hubieran acosado por mi militancia política, pero después cuando pude leer la causa y el expediente ahí vi fotos de mi auto que tomó un policía de Carlos Tejedor que vino hasta mi casa antes del allanamiento. Hizo más de 300 kilómetros para sacar la foto de mi auto que está estacionado en la puerta de mi casa", afirmó Ballesteros en diálogo con el diario Página/12.

En cuanto al allanamiento, el concejal del FpV dijo que se produjo el sábado a la mañana cuando estaban sus padres y habían ido a buscar tarros de pintura, pinceles, precintos, pasacalles y tenían orden de llevarse los teléfonos celulares.

"El lunes es la supuesta denuncia, el viernes es la orden y el sábado es el allanamiento, que en realidad la policía había pedido que no solo se allane mi casa sino también que secuestren mi auto y además se allane la sede del Partido Justicialista de San Andrés. La jueza después habilita solamente el allanamiento de mi casa, que ya era bastante grave, y la revisión de mi auto. Supongo que las pintadas molestaron mucho a Monzó y se debe haber enojado con la policía local, y en el apuro hicieron todo este desastre. En los pueblos chicos generalmente tienen a este tipo de personajes que creen que son los dueños del pueblo", agregó.

Por último, Ballesteros relacionó este episodio con el protocolo antipiquetes y hasta la detención de Milagro Sala. "Esto no es una campaña solo contra La Cámpora, es en contra de las expresiones populares. Walsh decía que las paredes son la herramienta de comunicación que tiene el pueblo y no vamos de dejar de expresarnos de esta forma hagan lo que hagan. La violencia va creciendo generada por los medios de comunicación, pero incrementada por el Estado porque nos quieren callar. Que quede claro: no podemos aflojar, no vamos a aflojar y lo que tenemos que hacer es seguir organizándonos", concluyó.