Un puma suelto, presuntamente mascota de una familia, atemorizó a vecinos de la localidad de La Lonja, en Pilar, cuando lo vieron merodeando las calles del barrio, más precisamente, en los márgenes del arroyo Pinazo.
Luego de un amplio operativo de policial y de rescate, los mismos vecinos vieron cómo el animal finalmente ingresaba al arroyo y luego se metía a un predio de donde supuestamente habría huido.

El hecho se conoció minutos después de las 18.30 del domingo cuando varios llamados telefónicos al 911 alertaron sobre la presencia de un puma
, que según dijeron testigos, se paseaba por las márgenes del arroyo Pinazo.

De inmediato, efectivos del CPC de Pilar y personal de Defensa Civil y Bomberos Voluntarios de Presidente Derqui arribaron a la intersección de las calles Presidente Derqui y Benito Lynch, una zona donde conviven casas bajas y algunas casaquintas, en donde ya algunos vecinos preocupados se encontraban dando testimonios de la presencia del animal, un ejemplar de unos dos años de edad.

Embed
De forma inmediata, los rescatistas, coordinados por personal del destacamento policial de La Lonja, realizaron un operativo para cercar un predio de unas tres hectáreas con altas malezas, en adyacencias al arroyo y en donde había muchas probabilidades de que el puma se encontrara en su interior.

El temor se apoderaba de los habitantes más cercanos al lugar del hecho mientras que la policía aconsejaba que nadie saliera de sus viviendas y que si veían al animal, lo comunicaran de inmediato.

Los minutos pasaban y la noche se acercaba lentamente, pero sin rastros del felino. Hasta se solicitó la presencia del personal especializado del Parque Temaikèn, de Escobar, para colaborar con la captura y posible guarda del animal.

Sin embargo, voceros oficiales indicaron que solo llegarían a Pilar si eran autorizados por la Dirección de Fauna Nacional, organismo que al parecer, al ser domingo, no se encontraba disponible.

Ya cuando comenzaba a caer la noche, un matrimonio vecino pudo observar el momento en que el puma ingresaba desde el campo al arroyo y se metía por una cañería de desagüe, que conectaba a una casaquinta de unas dos hectáreas de altos paredones.

Luego, la policía habría certificado a través del propietario de esa vivienda que el puma ya se encontraría en el interior de la casa. Debido a esa afirmación, el operativo de búsqueda se dio por finalizado.

De acuerdo a testimonios de los vecinos, al animal lo tienen como mascota y estaría acostumbrado a entrar y salir.

"Nos ocupamos de que la gente se metiese en sus casas y cerrase puertas y ventanas hasta que volvió a la casa donde vive. Ahora estamos analizando las cuestiones jurídicas para conseguir una orden para que no viva en el medio de un barrio como una mascota doméstica", contó Gastón Monsalvo, titular del área de Defensa Civil.