Por un descuido, Alejandro Arrieta, de 43 años, casi se queda sin nada. Es que este martes salió de su casa y dejó una vela encendida, situación que provocó un incendio que destruyó toda la parte delantera del inmueble en Bahía Blanca.

Antes de las 12, la mujer se fue de su casa -ubicada en calle Holdich al 1.100- por unos minutos y se olvidó que había dejado la vela justo en un lugar donde tenía papeles. Al volver, no pudo más que observar cómo Defensa Civil y bomberos apagaban las llamas.

incendio
Tres dotaciones trabajaron para contener el fuego, además de los trabajadores del área municipal. La Guardia Urbana, por su parte, colaboró en el ordenamiento del tránsito.