Los trabajadores del proyecto central nuclear continuaron este martes con el paro que iniciaron desde el lunes por tiempo indeterminado, en protesta por los despidos. El gobierno no ha dado certeza de cuál será el futuro del proyecto.
Trabajadores de la obra en construcción de la planta nuclear Atucha III continuaron este martes con el paro por tiempo indeterminado, en protesta por el posible despido de 2.500 trabajadores a partir del primero de abril próximo.

El secretario general de la seccional Zarate de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), Julio González, responsabilizó al gobierno nacional "porque ningún funcionario da la cara y cada día que pasa vemos difícil un solución", dijo

"Es un contrasentido que el gobierno declare la emergencia energética y quiere paralizar una obra que aportaría una solución al problema despidiendo a 850 trabajadores de nuestro gremio", señaló.

El viernes último las empresas Vialco SA y Masoero y Asociados ya habían despedido a 600 personas afiliadas a la Unión de Empleados de la Construcción (UECARA) y con los trabajadores de otros gremios los despidos llegarían a 2.500, informó González.

El sindicalista responsabilizó al gobierno nacional por el conflicto al señalar que "no pagan los certificados de obra y las empresas empiezan a despedir porque no tienen fondos para los sueldos, como ocurrió en los trabajos de refuerzo de vía de la línea Mitre, donde en los dos últimos meses tuvimos 250 cesanteados".

En diálogo con NA, dijo que el secretario general de la UOCRA, Gerardo Martínez y el intendente de Zárate, Osvaldo Caffaro, están realizando gestiones ante funcionarios del ministerio bonaerense.
"Estamos manteniendo el paro y seguimos en alerta y movilización pero si la solución no aparece se profundizarán las medidas de fuerza", dijo el sindicalista.

"Hemos presentado una propuesta de que continúen las fuentes de trabajo hasta fin de año, manteniendo el diálogo, pero nadie aparece para dar una solución", se quejó González.

Las cinco empresas contratistas a cargo de la planta, que se construye en la localidad bonaerense de Lima, informaron al personal que se contempla dar de baja el proyecto de avanzar con Atucha III y un recorte de personal que se efectivizará a fin de mes con la salida de 1.800 obreros.

González explicó que además de los trabajadores de la UOCRA están afectados los de UECARA, personal de maestranza, Luz y Fuerza y transportistas, que en conjunto suman 2.500 trabajadores.

"Los comentarios que tenemos sobre el futuro de la obra no son buenos y si no hay una solución profundizaremos las medidas, veremos cuáles son los pasos a seguir en los próximos días", dijo el sindicalista de la UOCRA.