Con la aprobación de la ley en Diputados, la Cámara alta deberá ahora tratar la iniciativa que prevé un acuerdo con los buitres. Aunque no sea rechazada en el Seando, puede tirar abajo la estrategia del Gobierno.
Puntualmente, el proyecto de ley que promueve el acuerdo con los holdouts, deberá pasar primero por Comisión de Presupuesto y Hacienda, donde desde este miércoles se trabajará a contrarreloj para darle vía libre a la iniciativa.

Con la presencia del ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y el procurador general del Tesoro, Carlos Balbín, la defensa del proyecto se debatirá desde la tarde, mientras que el jueves habrá otra sesión de comisión con los gobernadores; el viernes con los sectores productivos trabajadores y empresarios de distintos rubros; y el lunes, otra reunión de economistas.

Ahora bien, de ser aprobada la iniciativa, cuando llegue al recinto se podrán dar tres escenario. Uno, favorable para el gobierno, con la aprobación; otro, que sea aprobado con modificaciones y, en el peor de los casos para el oficialismo, que no sea aprobado.

En caso de haya modificaciones, la iniciativa deberá volver a Diputados, donde deberá se ser refrendada. Ahora bien, si bien este escenario puede ser favorable para el gobierno, los tiempos son los que preocupan, ya que el Senado recién estaría tratando el proyecto sobre tablas a fines de marzo y el plazo para llegar a un acuerdo con los buitres vence el 14 de abril.

Más allá de este escenario, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, manifestó su confianza en haya una "definitiva solución del tema de la deuda con los fondos que quedaban sin ingresar a la regularización de la deuda argentina".

"Esta no es una ley del oficialismo, es de la Argentina", remarcó y expresó su optimismo de ponerle fin a un "proceso de pago que viene arrastrándose desde hace muchísimos años" con los holdouts.