Otto Warmbier tuvo que pedir disculpas en la televisión coreana, pero igual fue sentenciado a trabajo forzado en un penal de Pyongyang después de llevarse un cartel.
Un estudiante de los Estados Unidos fue condenado a 15 años de trabajo forzado en Corea del Norte por robarse un cartel de propaganda de un hotel de Pyongyang. El joven de 21 años pidió disculpas por televisión antes de la sentencia, pero nada lo salvó de la dura pena.

Otto Warmbier, un estudiante de Economía de la Universidad de Virginia, fue condenado este miércoles a 15 años de cárcel con trabajo forzado, informó el sitio The New York Times. El Tribunal Supremo de Pyongyang determinó que el muchacho cometió un "acto hostil" contra el país.

Warmbier afirmó en su mensaje televisado el 29 de febrero pasado que actuó bajo las órdenes de la Iglesia Metodista de Ohio con apoyo de una organización universitaria para "dañar la motivación y la ética de trabajo del pueblo coreano" e "insultar en nombre de Occidente" a Corea del Norte.

El joven oriundo de Cincinnati, en Ohio, también afirmó que la CIA conocía sus planes, pero su confesión puede resultar un tanto dudosa ya que otros extranjeros que fueron detenidos en Corea del Norte dieron los mismos mensajes pero se retractaron tras ser liberados.

Corea del Norte no tiene ningún tipo de lazos diplomáticos con los Estados Unidos, por lo que se cree que el caso del souvenir fallido de Warmbier puede ser utilizado como un medio de negociación política.

Por eso Phil Robertson, subdirector en Asia para la organización Human Rights Watch, pidió considerar "el error del estudiante como un delito menor como en la mayoría de los países y liberarlo por razones humanitarias".