El efectivo de la Policía Federal trabajaba como custodio de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó y fue encontrado muerto en su domicilio de Sarandí. Sebastián Rivero había actuado también como custodio de los ex jefes de Gabinete, Jorge Capitanich y Juan Manuel Abal Medina.

Sebastían Rivero tenía 25 años y fue encontrado cerca del mediodía del miércoles sin vida en su casa con un disparo en la cabeza. Su última conversación habría sido a las 5 de la mañana de con un amigo, previo a irse a bañar para luego dirigirse a su trabajo.
A la espera de la autópsia que determine con mayor precisión cómo fue la muerte de Sebastián Rivero, el fiscal de la causa todavía no especificó los pasos a seguir. Por otro lado, la familia espera recibir el cuerpo para realizar el velatorio.