El primer ministro chino, Li Keqiang, sorprendió al comentar en rueda de prensa la victoria de AlphaGo, el programa de inteligencia artificial de Google, contra el mejor jugador del mundo de Go, un hito que el mandatario relativizó porque, recordó, también ese programa tiene un lado humano.
"No quiero comentar el resultado, pero tanto ganando o perdiendo, esa máquina fue construida por los humanos", recalcó Li, después de que muchos medios chinos y de otros países vieran en la victoria de AlphaGo una prueba definitiva de la superioridad de la máquina sobre el hombre.

El primer ministro sacó a relucir este juego al comentar las relaciones entre China, Japón y Corea del Sur, como ejemplo de los intereses comunes que tienen los tres países, donde se siguió con pasión el duelo entre AlphaGo y el campeón del mundo, el surcoreano Lee Se-dol.

En China las partidas que Lee y el programa de Google disputaron en Seúl del 9 al 15 de marzo fueron seguidas por más de 60 millones de espectadores a través de internet.

Maestros chinos de este juego, nacido en China hace más de 2.500 años, retaron a Google -empresa cuyo buscador está bloqueado por la censura china desde hace años- a llevar a AlphaGo a este país para medirse con figuras locales como Ke Jie, quien con sólo 18 años es el número uno mundial según la clasificación por puntos ELO.