Muchos dicen que lo que hace el argentino no es digno de un ser humano. Y en este comercial de una empresa de comunicaciones de Qatar parece haberse develado el misterio. Miralo.