James Walker vive en la ciudad británica de Hull y tiene un síndrome llamado Lennox-Gastaut, variante de la epilepsia infantil, que le provoca cientos de ataques diarios. Esto hizo que el chico sufriera de una discapacidad que no le permite caminar y hasta hace poco tampoco hablar.
James ahora aprendió a utilizar un sistema informático llamado Tobii Eye Gaze que le permitió empezar a hablar. Para hacerlo tiene que mover un cursor con sus ojos y seleccionar diferentes palabras hasta formar una frase.

Su madre, Gina Walker, nunca pensó que su hijo fuese a hablar, pero lo hizo, y sus primeras palabras fueron "hola mamá". "Fue maravilloso. Lloré", dijo la mujer. "Estaba escuchando a mi hijo por primera vez, aunque fuera a través de un ordenador", agregó.

El sistema le permitirá a James decir lo que está pensando y comunicarse con su familia de una manera en la que nunca antes lo había hecho.

"Ahora me dijo que no le gusta que cante, su personalidad y sentido del humor están salido a la luz", comentó la madre según informa la BBC.

Walker contó que ahora les dice "vengan a ayudarme" o simplemente "vengan" cada vez que siente que va a convulsionar.