La ex mujer del fiscal declaró en la audiencia en la que se debe definir si el caso pasa al fuero federal. La madre de Alberto Nisman, por su parte, planteó que hubo zona liberada para asesinarlo.

La ex mujer del fiscal del caso AMIA Alberto Nisman, Sandra Arroyo Salgado pidió en persona a la Cámara del Crimen que disponga investigar la muerte de su ex esposo como un "magnicidio" y que el caso pase a la Justicia Federal. Los querellantes consideraron el hecho como un "crimen de estado", mientras que la defensa del experto informático Diego Lagomarsino criticó duramente la decisión de la jueza Fabiana Palmaghini que se desprendió del caso, resolución a la que calificaron como "arbitraria y contradictoria".

Los abogados que representan a las partes, y el fiscal Ricardo Saenz expusieron sus argumentos en una audiencia clave, antes de que la Sala VI de la Cámara resuelva sobre el pase o no de la causa al fuero federal de Comodoro PY.

No estaba previsto que Arroyo Salgado hablara ante el tribunal, pero cuando terminaron de exponer las querellas, la jueza pidió la palabra para relatar su situación personal y reclamar a los jueces que aclaren que la muerte de Nisman fue un asesinato por su rol de fiscal a cargo de la Unidad Fiscal de AMIA. "Fue el hecho institucional más grave que ha vivido nuestro país desde el regreso de la democracia", dijo quebrada al borde del llanto..

Los abogados que representan a la ex de Nisman, Juan Pablo Vigliero, Federico Casal y Manuel Romero Victorica, insistieron para que la Cámara deje en claro si Nisman "fue víctima de un homicidio o no"."Queremos que la Cámara diga si se lo ha matado por su condición de fiscal", coincidieron.

Antes, el abogado Pablo Lanusse, que representa a la madre del fiscal Sara Garfunkel dijo que "A Nisman lo mataron en una escena de zona liberada, es un crimen de estado", enfatizó.

Luego apuntó contra Lagomarsino. "No solo entregó gentilmente el arma, es parte del hecho, del entramado que culminó con la muerte y deberá explicarlo"

Por su parte, los abogados del informático Diego Lagomarsino, imputado por haberle facilitado el arma a Nisman, pidieron que la causa permanezca en manos de Palmaghini, al calificar su declaración de incompetencia como "arbitraria y contradictoria".

Los abogados Gabriel Palmeiro y Martín Chasco estimaron que los ex agentes de inteligencia Carlos "El Moro" Rodríguez y Antonio Stiuso "sólo expresaron simples opiniones" sobre cómo murió Nisman.

Los letrados recordaron que la jueza Palmaghini dijo el 12 de febrero que era "prematuro" pasar el caso al fuero federal, y que con los mismos elementos, el 1 de marzo decide declararse incompetente.

También descalificaron el argumento sobre la violación de soportes informáticos y e-mails, que utilizó la jueza para desprenderse del expediente."Borra de un plumazo su decisión", graficó el letrado.

En cambio, el abogado Lanusse, replicó que "la causa llama a gritos irse a la justicia federal porque hay que reconocer que a Nisman se lo mató".

Los camaristas Rodolfo Pociello Argerich, Mario Filozof y Marcelo Lucini habilitaron el fin de semana para deliberar y deberán resolver, seguramente antes del feriado de semana santa, si la causa pasa al fuero federal o no.

La decisión es apelable ante la Cámara de Casación, y todas las partes dejaron en claro que se reservaban el derecho de hacerlo.