Redactó una carta abierta y simultánea a los presidentes de Estados Unidos, Argentina y Cuba. Se da en el marco de la gira que realizará la semana próxima el mandatario estadounidense.
Amnistía Internacional redactó una carta abierta y simultánea a los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama; de Argentina, Mauricio Macri; y al de Cuba, Raúl Castro; en el marco de la gira que realizará la semana próxima el mandatario estadounidense, y consideró que supone una "oportunidad de oro para abordar el tema de los derechos humanos" en la región.
Obama estará en Cuba entre el 20 y 22 de este mes para reunirse con Castro, mientras que el día 24 -ocasión en la que se conmemora el 40 aniversario del golpe cívico-militar en nuestro país- se encontrará con Macri.
En el texto, Amnistía Internacional destacó sobre la Argentina la importancia del "acceso a la justicia y el fin de la impunidad" al sostener que "a 40 años del golpe de Estado de 1976, las investigaciones y los juicios por las graves violaciones a los derechos humanos han marcado un progreso substancial", pero continúan vigentes desafíos como "la necesidad de organizar todos los casos y el trabajo judicial y extra-judicial con testigos".
"También han surgido nuevos desafíos como la participación de civiles durante la dictadura y la judicialización de delitos contra la integridad sexual", prosigue la carta.
La misiva agregó que "Argentina debe continuar con los esfuerzos por llevar ante la Justicia, sin demoras, a los responsables" y "proteger la seguridad e integridad de los testigos".
Asimismo, se refirió a los "derechos de los pueblos Indígenas" y apunta que si bien la Constitución Argentina los reconoce, es necesario que quede plasmado "en una ley".
Sobre la libertad de expresión y el derecho a las asambleas pacíficas, el organismo le dijo a Macri que "en los últimos años hay avances y retrocesos en relación con la forma en que el poder político y las fuerzas de seguridad en Argentina han abordado la protesta social", y condenó el "Protocolo de Actuación de las Fuerzas de Seguridad Del Estado en Manifestaciones Públicas" al considerar que "limita gravemente la libertad de expresión y el derecho de todas las personas a manifestarse pacíficamente, además de hacer un uso indebido del sistema penal para criminalizar a quienes protestan".
Sobre Cuba, el organismo destacó que "es el único país de las Américas en el que Amnistía Internacional no tiene permiso de las autoridades para entrar", y se refiere a "las detenciones arbitrarias y restricciones de la libertad de expresión, asociación y reunión" muchas veces basadas en el "Código Penal cubano" por lo que solicitó que se modifique.
En particular sobre la coyuntura estadounidense, Amnistía Internacional alertó sobre el "Centro de detención en Guantánamo" y afirma que el plan de cierre "no hace ninguna referencia al objetivo de garantizar la rendición de cuentas por las violaciones de derechos humanos, incluidos los delitos de derecho internacional de tortura y desaparición forzada cometidos".
Por otra parte, recibió "con satisfacción los esfuerzos de EEUU por restablecer las relaciones diplomáticas con Cuba" y pidió al Congreso que aprueben las leyes de libertad para viajar a Cuba, la de comercio con ese país y la de material digital y Telecomunicaciones.
También Amnistía le solicitó a Obama que aborde "la situación de los refugiados y personas migrantes, porque si bien se anunció la expansión de su programa para refugiados," todavía "no es suficiente".