La encuesta revela además que la sociedad de Brasil condena la designación del ex presidente Lula da Silva como su jefe de ministros, aunque el líder del PT continúa evaluado como el mejor jefe de Estado de la historia de dicho país.
La mayoría de los brasileños respalda el juicio político a Dilma Rousseff y condena la designación del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva como su jefe de ministros, aunque el líder del Partido de los Trabajadores continúa evaluado como el mejor jefe de Estado de la historia de Brasil, según una encuesta del Instituto Datafolha divulgada este sábado por Folha de Sao Paulo.

El sondeo indica que 68% apoya el juicio político que el Congreso le inició a Rousseff, mientras que pasó de 58% a 65% el contingente que opina que la mandataria debería renunciar a su cargo.
La crisis política que vive Brasil arrojó que la favorita para la presidencia en los comicios de 2018 en todos los escenarios, superando a Lula, es la ex ministra de Medio Ambiente Marina Silva, del partido Rede, tercera en la elección de 2014.
Datafolha también indicó que la percepción arrojada por la encuesta arrastró la imagen de Lula, nombrado jefe de ministros el miércoles mientras era eje de una investigación por parte del juez Sergio Moro, a cargo de la causa de corrupción en la estatal petrolera Petrobras.
La designación cuya designación fue rechazada en forma cautelar por el ministro de la corte Gilmar Mendes está suspendida hasta que sea analizada por el pleno del Supremo Tribunal Federal (STF).
Pese a que es elegido por el 35% como el mejor presidente de la historia de Brasil, Lula tiene un rechazo récord en el historial de encuesta de Datafolha que llegó en este mes a 57%. Entre los más pobres, la imagen negativa alcanzó el 49% y llega a 74% cuando los consultados son de clase media alta.
El 73% de los consultados opinó que Rousseff se equivocó al citar a Lula para dirigir su gabinete de ministros, en la encuesta realizada entre ayer y anteayer entre 2.794 personas en 171 municipios, con margen de error de dos puntos.
Lula dejó la presidencia el 31 de diciembre de 2010 con el 71% de apoyo en las encuesta de Datafolha, indicó Folha de Sao Paulo.
En el frente electoral, la crisis que ha puesto contra las cuerdas al gobierno de Rousseff ha beneficiado a la opositora Marina Silva, que lidera la encuesta con 21% frente al 19% de Aecio Neves, presidente del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y el 17% de Lula.
Silva y Lula lideran las intenciones de voto para 2018 en caso de que los candidatos del PSDB fueran el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, o el senador José Serra, ambos ex candidatos presidenciales.