El diputado por el Frente para la Victoria (FpV), Máximo Kirchner, sostuvo este domingo que el kirchnerismo no se siente representado por los peronistas que "agacharon la cabeza con los fondos buitre", en referencia a los legisladores y dirigentes partidarios que apoyaron la propuesta del Ejecutivo para acordar con los holdouts, y advirtió que habrá "disputa política" con esos sectores si "quieren conducir al Partido Justicialista".
En declaraciones radiales, el hijo de la ex presidenta cuestionó a "quienes agachan la cabeza ante los fondos buitres" y a "los que se van antes de votar o se tapan la nariz", en referencia a los diputados massistas de origen justicialista Felipe Solá y Facundo Moyano, de quienes opinó que sería "mejor que no voten".

"Ojalá que Solá hubiera tenido el mismo grado de dureza que tuvo con nosotros durante la 125", evaluó Kirchner en referencia al voto del ex gobernador bonaerense en contra del proyecto oficial en 2008, que provocó además su salida de la bancada del FpV.

"Para nosotros lo vital es la representación que da el voto", señaló el legislador y agregó que "va a haber una disputa política" en el PJ "que se va a trasladar a todos los sectores de la sociedad" si los referentes del peronismo dialoguistas con el Gobierno "quieren conducir al Partido Justicialista".

"No nos representa que el peronismo agache la cabeza", sentenció.

Consultado por los efectos económicos de un eventual acuerdo con los holdouts, Máximo Kirchner ponderó que se verán "a mediados y largo plazo" y pronosticó "una contracción de la economía", aunque aseguró que "nadie quiere pasar nuevamente por un 19 y 20 de diciembre de 2001".