En la ciudad china de Jiangshan, un niño se salvó de milagro tras ser atropellado por un auto. Fue luego de que la mamá dejara solo a su hijo, de dos años, por un instantes mientras esperaba en la estación de colectivos.

Afortunadamente, el conductor frenó a tiempo y las ruedas no lo aplastaron. El niño fue enviado al hospital con heridas leves y ya recibió el alta. En tanto, el conductor fue multado por conducción peligrosa, según indicó el portal RT.

nene-atropellado-china.jpg