Luis Gramajo, de 35 años, falleció luego de que el entretecho de un bar en llamas se le cayera encima. Estaba a punto de ser papá.
Sus compañeros lograron salir a tiempo y cuando volvieron a buscarlo luego de algunos minutos, lo encontraron moribundo y con graves quemaduras en su cuerpo. Los guardavidas le realizaron maniobras de RCP durante 45 minutos, pero en el Hospital Regional se constató su fallecimiento.

"Pirry", como se lo conocía popularmente a Gramajo, trabajaba como cocinero en Casino Club, pero como sentía el llamado de la vocación por servir, también se desempeñaba como bombero voluntario en el Cuartel Central.

Este domingo perdió la vida al caérsele un entretecho prendido fuego del bar "Irlanda", ubicado en la costanera de Comodoro Rivadavia, justo en el momento que combatía las llamas de un incendio en el restaurante. Gramajo estaba a punto de ser papá.

Seguí leyendo en El Patagónico.