El 21 de marzo de 2006 Jack Dorsey, el creador de la red social de microblogging, publicó el primer tuit. Hoy 320 millones de personas tuitean cada mes. Sin embargo, el sitio enfrenta graves problemas.


Embed
twitter-tweet" data-lang="es">

just setting up my twttr

— Jack (@jack) 21 de marzo de 2006
"Twitter es en vivo: comentarios en vivo, conexiones en vivo, conversaciones en vivo", dijo Dorsey en febrero de este año, tras unos meses turbulentos en la empresa, que incluyeron despidos del 8% de la plantilla y la estampida de varios altos directivos.

"Somos conscientes de que aún hay gente a la que Twitter le resulta complicado. Nuestra misión es conseguir que sea más sencillo para los nuevos a la vez que cuidamos a nuestros usuarios más entregados", explica a Efe el vicepresidente de ventas de la compañía en Europa, Bruce Daisley.

La dificultad de Twitter para hacer crecer su número de usuarios activos es uno de sus principales problemas: en el último trimestre de 2015 la base de tuiteros no aumentó.

Fue Dorsey, precisamente, quien el 21 de marzo del 2006 envió el primer tuit: "Just setting up my twttr" (Justo creando mi cuenta de Twitter), un mensaje que abrió la puerta a muchos momentos memorables narrados en los 140 caracteres emblemáticos.

Entre esos momentos está el debut de la etiqueta (#) en agosto del 2007 y la entrada del actor Ashton Kutcher en la historia de Twitter en abril del 2009 como el primer usuario con un millón de seguidores.

El 15 de enero del 2009 Janis Krums tuiteó la fotografía de un avión de US Airways que protagonizó un aterrizaje de emergencia en el río Hudson de Nueva York tras un fallo en el motor. Fue la primera imagen tuiteada desde el lugar de los hechos y se convirtió en viral. Krums tomó una foto del avión parcialmente sumergido en el agua, en la que se ve cómo los pasajeros van saliendo de la aeronave en lanchas inflables.

Embed
Entre los mensajes que causaron sensación en estos diez años está el primer tuit desde el espacio del astronauta T J Creamer en enero del 2010, así como las fotos y tuits del también astronauta Scott Kelly desde la Estación Espacial Internacional relatando su año en el espacio.

La red social tuvo un papel clave como herramienta testimonial y de comunicación durante la Primavera Árabe del 2011 y los atentados en la maratón en la ciudad estadounidense de Boston del 2013.

Entre los acontecimientos más tuiteados de la década figuran la muerte del estadista sudafricano Nelson Mandela en diciembre del 2013, los mundiales de fútbol del 2014 y el secuestro de niñas en Nigeria durante el 2014.

El abrazo del presidente estadounidense, Barack Obama, con la primera dama, Michelle Obama, conmemorando la victoria en las elecciones presidenciales de 2012 causó también sensación, como lo hizo el debut del Papa Francisco en Twitter, el primer pontífice en tener una cuenta en la Red.

Embed
Los problemas que atraviesa la red social

La pregunta que flota en el aire, ahora que la red se prepara para soplar las velas de su décimo cumpleaños, es si vivirá para festejar los 20.

La caída de las acciones, los persistentes números rojos, con pérdidas de US$521 millones en el 2015, y las previsiones de desaceleración en los ingresos hacen que la pregunta gane relevancia.

La firma de análisis de mercado eMarketer pronosticó esta semana que los ingresos publicitarios globales de Twitter se situarán en los US$2.610 millones en el 2016, por debajo de los US$2.950 millones que había proyectado previamente, ante la dificultad de la empresa para competir con rivales como Facebook y Google.

Dorsey y su equipo trabajan para vencer ese desafío al explorar fórmulas para que la red sea más fácil de usar.

Omid Kordestani aseguró, cuando fue elegido presidente ejecutivo del consejo de administración de Twitter en octubre del año pasado, que le resultaba "intimidante" tuitear y adelantó que parte de su misión consistiría en que la red social sea más fácil de usar.

Dorsey, por su parte, trató de ahuyentar los temores de que la empresa tiene los días contados, al asegurar esta semana, en declaraciones a la cadena de televisión CNBC, que está construyendo un negocio que quiere que exista más allá de su muerte.