La droga estaba oculta adentro de una de las cuatro ruedas de un automóvil que estaba secuestrado desde el 2015 en el playón de una comisaría de Santiago del Estero.
Efectivos policiales hallaron dos kilos de cocaína y 90 mil pesos en un auto que estaba secuestrado desde el 2015 en un playón de la Dirección de Drogas Peligrosas de la Policía de Santiago del Estero.

El vehículo había sido incautado durante un operativo para recapturar a un preso que había escapado de la comisaría. Sin embargo, el hallazgo de la droga y el dinero se produjo en una nueva requisa del vehículo, cuando la dueña había pedido su restitución.

Embed
Todo comenzó a mediados de 2015 cuando policías realizaba un operativo de rutina sobre la Ruta Nacional 9 e interceptaron un vehículo que viajaba desde Las Termas hacia Santiago. El auto era conducido por un sujeto que tenía antecedentes de infringir la ley de estupefacientes.

Durante la requisa, los efectivos encontraron 40 gramos de marihuana ocultos en la entrepierna. El detenido fue trasladado a la sede de la Dirección de Drogas Peligrosas, desde donde se dio a la fuga. Meses más tarde y en otro operativo de control de vehículos, los efectivos lograron recapturar al evadido.

Hace unos días, una mujer se presentó en la sede policial santiagueña y dijo ser la dueña del Chevrolet Corsa. Tenía documentación que acreditaban sus dichos y quería que le restituyeran el rodado.

Ante de concretar la restitución, los policías realizaron una nueva requisa y no encontraron nada. Hasta que advirtieron que la rueda trasera derecha tenía más peso de lo normal. Fue por ello que desarmaron el neumático y descubrieron 90 mil pesos en efectivo y dos "ladrillos" de cocaína de un kilo cada uno.