El creador de Facebook, Mark Zuckerberg, se reunió con el jefe de propaganda del Partido Comunista de China (PCCh), Liu Yunshan, en su intento por entrar en el mercado con el mayor número de internautas del mundo.
El encuentro, del que informó la agencia oficial Xinhua, se produjo en Pekín, un día después de que Zuckerberg generara controversia en internet al ilustrar su llegada a la capital china con una fotografía suya corriendo por el centro de la urbe, sin mascarilla y en pleno pico de contaminación.

Liu, uno de los siete miembros del Comité Permanente del PCCh -el principal núcleo de poder del Estado-, ensalzó en la reunión "la tecnología" de Facebook y expresó la esperanza de que la empresa de Zuckerberg trabaje con compañías chinas y compartan experiencias.

Zuckerberg destacó el progreso que realizó este país en internet, y, según Xinhua, dijo que trabajaría junto a compañeros chinos del sector para "crear un mundo mejor en el cyber espacio", en un momento de incremento de la censura en la red china.

China, con un férreo sistema de censura conocido como el "Gran Cortafuegos", restringió aún más internet desde que el presidente, Xi Jinping, llegó al poder hace tres años, aprobando también una controvertida ley de seguridad nacional que, por primera vez, insta a proteger la cyber soberanía.

El creador de Facebook se encuentra en el país con motivo de la reunión anual del Foro de Desarrollo de China que se celebra estos días en Pekín. En él se dan cita importantes empresarios y los líderes chinos, que tratan de explicar las principales políticas que seguirán en los próximos cinco años, recogidas en el recién aprobado Plan Quinquenal 2016-2020.

Zuckerberg intervino en el foro junto a Jack Ma, el fundador de Alibaba, quien elogió el trabajo del empresario estadounidense y destacó que respeta la cultura china.

A pesar de que el creador de Facebook no oculta su deseo de que su red social sea permitida en el país, sus alabanzas hacia la segunda economía mundial se consideraron desmedidas en algunos sectores del país.

El hecho más sonado fue cuando el empresario, que estudia mandarín y está casado con una mujer china, colocó en la mesa de su oficina en la sede californiana de Facebook un ejemplo de "La Gobernanza de China", un libro promocional del presidente Xi.