Cuando la gente del Animal Care & Control Team de Filadelfia, Estados Unidos, lo encontró, March era un perro muy feliz que no paraba de moverse, saltar y jugar con todos. Ahora no hace más que mirar a la pared deprimido porque nadie lo adopta.
March había encontrado una familia con la cual irse a vivir. Todos los papeles estaban preparados y las cosas parecían ir bien, pero el plan se terminó cayendo.

Desde ese momento March, según comentaron los voluntarios del lugar e informó Fox 29, comenzó a cambiar. Ahora prácticamente lo único que hace es mirar a la pared.

El problema es que las familias que van a adoptar perros y gatos al lugar buscan sobre todo a las mascotas más felices y March, en este momento, no es uno de ellos.
perro march (1).jpg
Pero la historia termina bien, ya que la gente del centro que recuperó a March anunció que ya tiene una nueva familia seleccionada.