Un usuario de Twitter relató la novela que protagonizó cuando decidió hacer una fiesta en su departamento por un cumpleaños de 18 que duró hasta las 2 de la mañana. Una vecina, cansada de los ruidos, decidió no solo llamar a la policía sino también dejarle una serie de carteles con insultos en la puerta de su casa.
"Hubo llamado a la policía, también. Todo ok: charla amistosa con los agentes del orden y comentarios del estilo: 'Pasa en todos lados'", dijo el usuario sobre el encuentro con la policía.

Embed
Después, la novela fue todavía un paso más allá, ya que se encontró con una carta en el ascensor dirigida a su familia.

Embed
Y desde la familia decidieron no quedarse callados:

Embed
Y, como si fuese poco, después apareció otro cartel de un anónimo criticando a la mujer que se quejaba de los ruidos y asegurando que tanto ella como su hija "son dos psicópatas".

Embed