El aumento de precios en la provincia puntana, referencia para el Gobierno nacional, fue sensiblemente menor al registrado el mes pasado en la ciudad de Buenos Aires donde la inflación trepó al 4,1% impulsada principalmente por el impacto del aumento de las tarifas eléctricas.
La Dirección de Estadísticas y Censos de San Luis informó este lunes que en febrero el Indice de Precios al Consumidor subió el 2,7 por ciento, muy por debajo del 4,2% que había registrado en enero, por lo que acumuló un alza del 36,1% en los últimos doce meses.

Este índice es uno de los registros que toma el Gobierno nacional -junto con el de la Ciudad- para elaborar sus cálculos, mientras prepara su informe representativo de todo el país, que estaría disponible en junio con los resultados que surjan del cotejo de abril y mayo próximos.

El dato de San Luis de febrero es inferior al de la Ciudad de Buenos Aires (CABA), que arrojó un 4,1%, y la diferencia se explica por la suba de las tarifas de luz que tuvieron un fuerte impacto en Capital Federal y el Gran Buenos Aires, mientras que en San Luis los valores estaban actualizados y no sufrieron cambios de importancia.

Sin embargo, mientras el IPC porteño acumula una inflación en los últimos doce meses del 32,9%, la medición puntana es del 36,1%.

El presidente Mauricio Macri aseguró este fin de semana en diversos reportajes que "la inflación va a bajar drásticamente en el segundo semestre" aunque no expuso ningún plan para alcanzar ese objetivo.

Los rubros que más aumentaron en San Luis fueron los servicios para la vivienda, 29% interanual, las frutas, 20%; y las verduras, 8,5%; mientras que el precio de la carne retrocedió 1,5%.