"Estaba jugando con los osos polares y yo lo traje acá". Aquella referencia al defensor uruguayo Andrés Scotti en 2008 quedará grabada para siempre como una de las frases más risueñas de un Ricardo Caruso Lombardi abonado al escándalo.
En aquella oportunidad, mientras dirigía a Newell's Old Boys, acusó al jugador de hacerse el lesionado durante su paso por Argentinos para jugar en la Selección uruguaya. Y Caruso, a su manera, se lo hizo notar.

Caruso Lombardi
El famoso "no dirijo más, no dirijo más", entre lágrimas, que gritó a los cuatro vientos al finalizar un encuentro entre Tigre y Huracán en 2006 fue otro de sus primeros grandes momentos. En aquella oportunidad, su ira era contra el árbitro Walter Díaz.

Caruso
Diego Cagna y Néstor Gorosito fueron otros de sus "enemigos públicos" por aquellos años, ambos entrenadores con los que compartió cargo en el Bicho y en Tigre. Con el primero se disputó el buen andar del Matador en aquel entonces, mientras que con Pipo se dispararon con munición gruesa cada vez que se cruzaron. "Ni en pedo lo saludo, ni por casualidad", solía vociferar Caruso con respecto a su colega.

Lo cierto es que cada paso que dio el DT en su extensísima carrera fue mucho más allá de los crudos resultados. En cada club que jugó dejó su huella, tanto por esa fama de "sacapuntos" que tan alto lo llevó como por, sobre todo, las peleas en las que se vio envuelto.

En 2010, sentado en el banco de Tigre y en una goleada en contra ante Godoy Cruz de Mendoza por 6 a 2, se cruzó feo con Omar Asad, entrenador del Tomba. Ante las cámaras, y en pleno encuentro, intercambiaron gestos repudiables. Caruso lo acusó de "drogón", mientras que el Turco gritaba "le pedís plata a los jugadores, corrupto".

Asad
Uno de sus episodios más recordados, por lo bizarro de su actitud, se dio en 2012, cuando dirigiendo a Quilmes visitó el Monumental para enfrentar a River por la Primera B Nacional y dio la nota por los gestos que le hizo a Alejandro "Chori" Domínguez, cargándolo por su peinado en pleno partido.

Caruso
Meses más tarde, el enemigo de turno fue Fabián García, ex ayudante de Leonardo Madelón, a quien Caruso reemplazó en el banco de San Lorenzo. En aquella oportunidad, Caruso lo fue a buscar a la salida de un canal de televisión y el hecho rozó lo grotesco. "No me midás, no me midás", fue la frase que quedó inmortalizada aquella tarde.

Caruso
Diego Placente, al que dirigió en Argentinos, también entró en la lista de escándalos del DT, cuando en 2013 lo criticó en la televisión. Ni lerdo ni perezoso, Caruso lo destruyó en la respuesta. "Es un terrible cagón, no tuvo los huevos para aclararlo conmigo. Es un maleducado", disparó.

Caruso
Sin ir más lejos, hace pocos días, ya con el buzo de entrenador de Sarmiento puesto, Caruso protagonizó otro momento caliente en televisión, cuando estalló contra Victorio Cocco, presidente de la Asociación de Técnicos. "Sos un caradura, vos me tenés que defender. Llegaste a séptimo grado de milagro", fue sólo alguno de los gritos que espetó el DT.

Caruso