El ex futbolista Nicolás Frutos, actual técnico residente en Bruselas, aseguró estar "shockeado" por los atentados en la capital belga, a la que describió como un "desierto" en el que solo se hace ver el ejército.
"La ciudad parece el desierto, hay estado de sitio, máximo nivel de alerta, está todo el ejército en la calle. Estamos shockeados, hay más de cien muertos y más de 150 heridos", describió Frutos en diálogo con TyC Sports.

Frutos se desempeña como entrenador en las divisiones inferiores del club Anderlecht, el más importante de Bélgica, donde jugó como profesional.

"Yo a la mañana tengo turno con los jugadores a las 7 en el gimnasio, estábamos trabajando, llegó un kinesiólogo y me contó la noticia. Llamé a mi señora, que había llevado las nenas al colegio, le dije que las pasara a buscar y nos volvimos a casa", relató Frutos.

El ex delantero de Unión, Nueva Chicago, San Lorenzo de Almagro, Gimnasia y Esgrima La Plata e Independiente dijo que "el director de Deportes de Anderlecht pidió suspender el entrenamiento vespertino".

Frutos señaló que "el viernes capturaron al cabecilla de los atentados en París a tres kilómetros de acá. Los controles siguieron, en el club hay un puesto de policía y me comentaban cómo se hacen todas las investigaciones, en el aeropuerto hay controles militares pero hoy entraron dos personas armadas y empezaron a disparar, es muy difícil".

Finalmente, sobre la relación con la comunidad musulmana, señaló que "tenemos muchos chicos en el club, tengo relación muy cercana con muchos ex compañeros. Un integrante del cuerpo técnico es muy parecido al cabecilla de los atentados en París. Tuvo que dejar de viajar con el equipo por cómo lo trataban en los aeropuertos".