La Justicia de Santa Fe condenó a seis años de cárcel a un comisario de la policía local por haber crucificado a un detenido en la localidad de Frontera, en la zona oeste de la provincia.
La condena recayó, mediante un juicio abreviado, sobre el comisario Carlos Alberto Flores, en el marco de una causa por lesiones gravísimas calificadas por "abuso de cargo y agravadas por el uso de arma de fuego reiteradas, y privación abusiva de la libertad, severidades, vejaciones y apremios ilegales, todo en concurso real".

La decisión fue tomada por un tribunal de la ciudad de Rafaela, en torno al hecho que ocurrió en la madrugada del 22 de mayo de 2014, cuando en en la esquina de 25 de Mayo y Sabattini, de la localidad cordobesa de San Francisco, aledaña a Frontera, fue encontrado Víctor Robledo, crucificado y atado con cintas de embalar a unas maderas dispuestas a forma de cruz.

El jefe policial aceptó cumplir una pena de al menos tres años en la Alcaidía de Frontera, ya que debe cumplir ese plazo para tener la posibilidad de una libertad condicional, con posibilidad de tener contacto con la menor.

En la fecha mencionada, Robledo, de 27 años, fue encontrado amarrado a dos palos dispuestos en forma de cruz con cinta de embalar, el rostro totalmente cubierto y con pocas ropas para soportar el frío de la madrugada, en estado de hiportemia y con un cartel que rezaba: "No robarás".

Robledo tenía antecedentes por delitos contra la propiedad y en la comisaría sexta de Rafaela, había estado detenido en la jornada anterior por "averiguación de antecedentes".