Más que curiosa es la historia del joven defensor Jason Denayer, actualmente en el Galatasaray de Turquía, que vivió de cerca los tres atentados terroristas ocurridos en el último mes.
El jugador nacido en Bélgica hace 20 años estaba en Ankara, capital turca, el 18 de febrero cuando sucedió el atentado terrorista mediante un coche bomba que estalló en pleno centro y dejó el saldo de 30 personas fallecidas.

La semana pasada, Galatasaray debía enfrentar al Fenerbache en el clásico turco en Estambul, ciudad en la que en ese momento hubo otro ataque suicida, esta vez perpetrado por un hombre y que causó cinco muertos y decenas de heridos.

La particular historia de Denayer tuvo su punto cúlmine este martes, cuando un brutal atentado en Bruselas sacudió al mundo y dejó el escalofriante saldo de al menos 34 personas fallecidas y cerca de 270 heridos.

Sucede que el defensor, cuyo pase pertenece al Manchester City, volvió a vivir de cerca el ataque, ya que se encontraba en la capital belga para disputar con su Selección el amistoso internacional ante Portugal que finalmente fue suspendido.