El británico está acostumbrado a probar de todo, pero esta es la primera vez que coquetea con el canibalismo, que está prohibido en su país.
El presentador de la BBC Greg Foot casi le hace honor a su apellido (que significa "pie" en inglés) esta semana cuando intentó descubrir qué gusto tiene la carne humana. La suya.

Con la ayuda de un médico, Foot hizo que le sacaran un pedazo diminuto de carne de su muslo y lo cocinó para su programa, "Los secretos de todo", informó el sitio New York Daily News.

Pero aunque el aroma de su carne cocida le resultó "bastante agradable", Foot decidió que "incluso si fuese legal, no sacrificaría un brazo para hacer una hamburguesa".

En vez, Foot se preparó una hamburguesa de carne de cordero, que es considerada la más parecida a la humana en textura, aroma y consistencia.

Un hombre cocinó su propia carne