A pesar de estar de viaje por Europa, Facundo Burgos, de 23 años, no se quiso perder el partido de Central frente a Samiento. Vio a su equipo por computadora y, por la diferencia horaria, se acostó tarde. Por eso, se quedó dormido y no llegó el martes a Bruselas, donde murieron 31 personas y 300 resultaron heridas por los atentados.


Facundo es de Rosario y se encuentra de viaje por Europa. Tras visitar Barcelona, Praga, Berlín, Viena, Budapest, Ámsterdam y Brujas, el lunes siguió -a través de computadora- a Central. Lo hizo desde la ciudad belga de Gante.

Embed
Por la diferencia horaria y el retraso del encuentro, el joven se quedó despierto hasta altas horas de la madrugada. Su próximo destino era Bruselas, e incluso iba a pasar por la estación de subte de Maelbeek, donde se registró una de las explosiones.

Embed
El martes, el joven se quedó dormido y no pudo llegar a horario para embarcar rumbo a la capital de Bélgica. Cuando despertó, se enteró de lo sucedido. "Central hoy me salvó la vida, si no me hubiera quedado hasta tarde mirando el partido ayer, hoy estaría muerto", escribió en su cuenta de Twiiter.