El mundo del fútbol se vio conmovido este jueves por la noticia del fallecimiento del holandés Johan Cruyff, un verdadero revolucionario que luchó durante varios meses contra un cáncer de pulmón que finalmente terminó venciendo.
La enfermedad le había sido descubierta en octubre del año pasado, aunque hace poco más de un mes, en febrero, el ex jugador y técnico del Ajax y del Barcelona, se mostraba más que optimista con su evolución.

"Después de varias sesiones de tratamiento médico, hoy puedo decir que los resultados están siendo muy positivos gracias al excelente trabajo de los doctores, al cariño de la gente y a mi positiva mentalidad", decía el holandés.

Haciendo un paralelismo con el fútbol, ese fútbol que tanto amaba, Cruyff relataba: "Tengo la sensación de ir ganando 2-0 en la primera parte de un partido que aún no ha terminado, pero que esto seguro de que acabaré ganando".

Pese a esto, todo parece haber cambiado en este mes y finalmente este 24 de marzo su cuerpo dijo basta. Su legado, tan noble como vigente, quedará marcado para siempre en la historia del fútbol.