Los análisis toxicológicos realizados sobre muestras de los cadáveres de las dos argentinas asesinadas dieron como resultado la presencia de esa droga conocida por anular la voluntad de las personas.

Las jóvenes mendocinas Marina Menegazzo, de 21 años, y María José Coni, de 22, aparecieron asesinadas el 22 de febrero pasado en la playa de Montañita, Ecuador.

Los cadáveres de las turistas fueron sometidos a una autopsia ordenada por la nueva fiscal del caso, María Coloma, según informaron fuentes de la investigación.

La Fiscalía General de Ecuador accedió a un pedido de las familias de las chicas para revisar por completo el expediente de la causa.

Los nuevos estudios fueron realizados el 10 de marzo pasado y de sus resultados trascendió que las jóvenes se encontraban bajo los efectos de la escopolamina al momento de morir.

La presencia de esa droga en los cuerpos de las jóvenes confirma la línea de investigación impulsada por la familia y que se basa en un ataque sexual como móvil.

La semana pasada los peritos de la Policía Federal Argentina que viajaron a Ecuador habían confirmado que los cuerpos pertenecen a las mendocinas.