Martiniano Molina fue consultado sobre la posibilidad de que el Pozo de Quilmes, centro de detención clandestino que funcionó en su municipio durante la dictadura, se convierta en un museo de la memoria. Sin embargo, entendió que le hablaban de un bache.
En una conferencia de prensa con medios locales, el intendente de Quilmes, Martiniano Molina, fue consultado sobre la posibilidad de que el Pozo de Quilmes se convierta en un museo de la memoria, pero el jefe comunal pensó que le hablaban de un bache.

Este viernes, Molina salió a aclarar que la confusión se debió a que no escuchó bien la pregunta del periodista y pidió disculpas "si alguien se sintió ofendido" por su error, que no tardó en divulgarse y estallar con críticas y bromas en las redes sociales.
intendete de quilmes martiniano