De cara al partido con Bolivia, el capitán del seleccionado argentino se entrenó diferenciado en el gimnasio por razones preventivas y el DT puso en prueba el estado físico del defensor durante la práctica posterior a la victoria del jueves ante Chile en Santiago, por la quinta fecha de las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial Rusia 2018.
Pese a que no acusó ninguna lesión, Lionel Messi no salió a las canchas del predio deportivo de Ezeiza y permaneció en la sala de musculación junto al mediocampista Éver Banega.

En simultáneo, el resto del plantel practicó divididos en dos grupos. El preparador físico Elvio Paolorroso supervisó los movimientos de aquellos jugadores que sumaron muchos minutos ante Chile: Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Ramiro Funes Mori, Marcos Rojo, Ángel Di María, Lucas Biglia, Matías Kranevitter y Sergio Agüero.

En otra cancha reducida, 14 jugadores hicieron fútbol informal. Nahuel Guzmán, Pablo Zabaleta, Musacchio, Javier Pinola, Augusto Fernández, Ángel Correa y Ezequiel Lavezzi vistieron pechera naranja, mientras que Gerónimo Rulli, Martín Demichelis, Facundo Roncaglia, Leonel Vangioni, Javier Mascherano, Gonzalo Higuaín y Lautaro Acosta se alinearon con remera blanca.

Antes de ese trabajo, Martino dialogó enfáticamente a solas con Higuaín y el "Kun" Agüero al costado del campo de juego, mientras que Erik Lamela trabajó diferenciado y luego marchó a la concentración.

Lo importante del ensayo de fútbol reducido fue la respuesta entregada por el zaguero Musacchio, quien llevó a la convocatoria con una molestia en la pierna derecha después de un desgarro que lo mantiene inactivo desde el pasado 28 de febrero.

De su evolución, dependerá que Martino convoque o no un nuevo jugador para enfrentar a Bolivia ante las suspensiones de Funes Mori y Otamendi, quien llegaron al límite de tarjetas amarillas ante Chile.

El seleccionado volverá a trabajar el sábado desde las 9 y luego los jugadores quedarán licenciados hasta el domingo a las 16 cuando vuelvan a reunirse para trabajar por última vez en Ezeiza antes de viajar a Córdoba el lunes desde las 10.

Argentina y Bolivia se enfrentarán el martes a las 20.30 en el estadio Mario Alberto Kempes, con arbitraje del venezolano Jesús Valenzuela Sáez, en un partido correspondiente a la sexta fecha de la competencia sudamericana.