Tres de ellos ya quedaron en libertad. Están acusados de protagonizar una pelea en un bar de Río de Janeiro, en la cual un policía terminó herido. Ezequiel, amigo de los jóvenes, criticó el caso en C5N: "Esto no ocurre nunca así. Nadie queda 14 días detenido por una riña".
Tres de los siete rugbiers argentinos que estaban detenidos en Brasil acusados de protagonizar una pelea en un bar, a raíz de la cual un policía terminó herido, fueron liberados este viernes por la Justicia, mientras que los otro cuatro permanecían presos.
La liberación alcanza a los siete deportistas, pero sólo tres de ellos lograron salir excarcelados. El hermano de uno de los detenidos explicó a minutouno.com que el resto no fue liberado porque la policía brasileña "anotó mal los apellidos". A raíz de ese motivo, el trámite se extendió los cuatro restantes saldrían entre este viernes por la noche y el sábado por la mañana.
Se trata de los integrantes del equipo "Los Cedros". Hernán González, Tomás Fernández Garay y Adrián Donato ya están en libertad. En tanto, Ignacio Iturraspe, Matías Tapia, Patricio Velázquez y Fermín Ibarra, que habían sido liberados y luego vueltos a apresar, serían liberados por estas horas.
La liberación de los tres se produjo luego de una campaña de difusión reclamando la excarcelación por allegados y la familia de los jóvenes, así como por la presentación del habeas corpus ante la Justicia brasileña.
Ezequiel, amigo de los jóvenes, criticó en declaraciones al canal de noticias C5N la detención de los rugbiers: "Esto no ocurre nunca así. Nadie queda 14 días detenidos por una riña. Más con un caso como este en el que se comprobó que ellos no participaron de la lesión al policía".
"Nadie avala la violencia, pero siempre alguno de nosotros tuvo algún problema de esta índole. Siempre alguno de nosotros. Pero en los vídeos se ven que los chicos no participaron de la lesión al policía", expresó Ezequiel, que también es rugbier.
Los jóvenes fueron detenidos hace dos semanas a raíz de un incidente ocurrido en un boliche del barrio de Gavea, en la ciudad de Río de Janeiro, luego de una supuesta riña con brasileros, en donde un comisario resultó herido con fractura de maxilar.
Los familiares y allegados de los jóvenes aseguran que se trata de una causa armada y que ellos no participaron de los hechos.