Personal de la policía Bonaerense detuvo en las últimas horas a cuatro de sus integrantes, tres hombres y una mujer, tras llevarse a cabo una serie de allanamientos. Comercializaban cocaína y marihuana.
Cuatro sujetos, tres de ellos de nacionalidad boliviana, fueron detenidos en las últimas horas acusados de integrar una banda dedicada a la venta y comercialización de estupefacientes que operaba en distritos de la Provincia y en la Ciudad.

Fuentes policiales informaron que a este grupo narco se le secuestraron droga, 12 teléfonos celulares y más de 30.000 pesos en efectivo.

El amplio operativo fue realizado por la Coordinación de Drogas Ilícitas de San Martín, tras varios meses de investigación que permitió desarticular esta organización narco que operaba en zonas del Conurbano, General Pueyrredón y Capital Federal.

Mediante tareas exhaustivas de investigación que incluyeron escuchas telefónicas, seguimientos, dispositivos de observaciones encubiertos, entre otros, se logró detener a una mujer domiciliada en La Matanza que distribuía y comercializaba cocaína.

A raíz de una serie de allanamientos, autorizados por los magistrados en turno, se logró establecer que la mujer se dedicaba al estiramiento, fraccionamiento y posterior venta de cocaína para luego distribuirlas a otras personas en las localidades de Batán, Rafael Castillo y en el barrio porteño de Pompeya.

Con el apoyo de Policía Federal Argentina y el grupo GAD de General Pueyrredón, se allanaron cuatro domicilios donde se apresó a 3 personas de origen boliviano, todos mayores de edad a quienes se les secuestró cocaína, marihuana, más 3 kilos de sustancia de corte y fraccionamiento; como así también una balanza, 34.740 pesos y 12 teléfonos celulares que utilizaban para las transacciones.

Los detenidos, en total tres hombres y una mujer, fueron puestos a disposición de la Justicia.

Interviene en la causa, el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional número 3, a cargo de Juan Pablo Salas y la Secretaría Penal 11, ambos del Departamento Judicial de Morón.