"¡Frena!" fueron las últimas palabras de los pilotos del avión comercial de la compañía flydubai que se estrelló el 19 de marzo matando a 62 personas.
El avión, un Boeing 737 procedente de Dubái, se estrelló tras intentar aterrizar en Rostov del Don, ciudad del sur de Rusia, en medio de pésimas condiciones meteorológicas.

La televisión rusa, que sugiere un error humano como posible motivo del siniestro, indica que el piloto pudo perder el control del avión tras apagar accidentalmente el sistema de piloto automático.

"No te preocupes", dice un piloto en la transcripción traducida al ruso, pero segundos después grita: "¡No hagas eso!". Sus últimas palabras son "¡Frena"!, repetida varias veces.

En los momentos finales de caída del avión solo pueden oírse "gritos inhumanos", según indica una fuente de la cadena.

En el aparato viajaban 55 pasajeros y seis miembros de la tripulación.