El senador se impuso este sábado a la ex primera dama en dichos estados. Se trata de dos triunfos fundamentales en su aspiración para llegar a la Casa Blanca. El demócrata ya piensa en lo que serán las elecciones clave que se celebrarán en California.

El senador Bernie Sanders, aspirante a la Casa Blanca, alcanzó dos nuevas victorias en el proceso de primarias demócratas al ganar por amplios márgenes a su rival, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, en los caucus (asambleas populares) celebrados este sábado en Alaska y el estado de Washington.

Los triunfos resultan fundamentales para dar un nuevo impulso a su campaña de cara a las primarias que se celebrarán en el Medio Oeste y el Noreste del país el próximo mes.

Sanders se llevará la mayoría de los 16 delegados que se reparten en Alaska y la gran parte de los 101 del estado de Washington, el premio gordo de la jornada.

Embed
"Estamos en el camino hacia la victoria", dijo Sanders tras conocer los resultados en un acto electoral en la capital del estado de Wisconsin, Madison.

"Es difícil que alguien niegue que nuestra campaña tiene el impulso", dijo ante más de 8.100 simpatizantes en un estadio repleto en el campus de la Universidad de Wisconsin.

Sanders aseguró que el trabajo detrás de su campaña proviene de un gran número de personas, quienes a través de su apoyo permitieron "victorias aplastantes" frente a Clinton, gracias también a más de dos millones de seguidores que donaron menos 30 dólares cada uno, en promedio.

A la espera del recuento final en los estados de Washington y Alaska, se espera que los caucus de este sábado aumenten de manera considerable el número de delegados para Sanders, quien en la última semana también se hizo con la victoria en los estados de Idaho y Utah.

sanders
Con el recuento actual, la ex primera dama tiene 1.228 delegados obtenidos en voto popular y 469 "superdelegados", funcionarios electos que votan en la Convención Nacional de julio, mientras que Sanders tiene 947 delegados del voto popular y 29 "superdelegados".

Con la mayoría de delegados de Washington (noroeste), el precandidato socialista sigue apostando fuerte por los estados del norte del país, donde su clave victoria en Michigan hace unas semanas le dio esperanzas en una batalla por los delegados que de momento gana Clinton.

Los dos aspirantes demócratas tienen su próxima cita electoral el próximo 5 de abril en Wisconsin, donde se repartirán 86 delegados, pero la estrategia de Sanders pasa por llegar con opciones a California, donde se reparten 475 delegados en junio, la mayor cifra de todos los estados.

Bernie Sanders
La carrera republicana, en tanto, la lidera el multimillonario Donald Trump con 738 delegados, seguido de Cruz con 463 y el gobernador de Ohio, John Kasich, que suma 143 de los 1.237 delegados necesarios para lograr la nominación de los conservadores en la convención de julio.