Federico Wals
Federico Wals

Se recuerda la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Sin embargo, no todos conocen por qué se celebra o de qué se compone exactamente.

Semana Santa tiene un significado especial para todos los cristianos, ya que se recuerda la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús que comienza con su entrada en Jerusalén y termina con su crucifixión.

En distintas partes del mundo los fieles participan de diferentes maneras de las celebraciones de esta semana que culmina el domingo de "Pascua" al celebrar el "Paso" de la muerte a la vida, luego de 40 días (Cuaresma) de preparación personal y espiritual.

Según documentos históricos, ya en el siglo IV cristianos de Egipto, Palestina, y la actual Turquía y Armenia conmemoraban la Semana Santa aunque se cree que se celebra desde los comienzos mismos de la Iglesia.

¿Pero cuál es la principal celebración de esta semana? Sin lugar a dudas la Vigilia Pascual, que tiene lugar en la noche del Sábado Santo (previo al Domingo de Pascua) y conmemora la Resurrección de Jesús. Esta es la principal celebración cristiana del año.

Y como símbolo de la Resurrección y fruto de la tradición nació la costumbre de regalarse huevos de pascua, que de acuerdo a uno de sus orígenes se remonta a la tradición judía: el huevo que participa en los ritos del Séder pascual simboliza el duro corazón del Faraón que no dejaba salir al pueblo hebreo. Posteriormente, los cristianos hicieron propio ese símbolo tomándolo como la salida de la nueva vida, la resurrección.

Aunque no suele celebrarse exactamente en la misma fecha aunque sí cercana, los judíos celebran el Pésaj o Pascua Judía -mucho más antigua que la cristiana y que da origen a la Pascua cristiana- con otro significado: Pésaj significa "pasar" o "saltar", porque conmemoran la liberación del pueblo hebreo hace 3300 años del sometimiento por parte de los egipcios.

Dos tradiciones en apariencias absolutamente diferentes pero con similitudes que recuerdan caminos compartidos: la Última Cena habría sido un tradicional Séder pascual y que la hostia tiene su origen material en el pan ácimo.

Mas allá de regalarse huevos de chocolate, los cristianos celebran este Domingo de Pascua el inicio de un nuevo camino en sus vidas; es un llamado personal a reflexionar acerca del lo que significa el tránsito de la muerte hacia la vida -en un sentido material y espiritual- y el peregrinar desde las modernas formas de esclavitud hacia la libertad en un sentido trascendental.